sábado, 30 de enero de 2010

viernes, 8 de enero de 2010

En cine impone su marca como el séptimo arte. Análisis del ensayo de Walter Benjamin

Cuando Benjamin Walter en su ensayo La obra de arte en su época de reproductibilidad técnica habla de la fugacidad del arte en tanto el siglo XX y su importancia con los avances tecnológicos, que bien se quería llegar a hacer un arte como en el futurismo (y antes con los impresionistas siglo XIX). Algo que pareciera que el autor califica como utópico; pues las artes plásticas están en crisis. ¿Cómo hacer con algo manual y representar (en el caso de los futuristas) tecnología con lo que no lo es. Más allá de los manifiestos, las artes plásticas están en crisis en la medida en "avanzar" se convirtió en una necesidad. Para ello Benjamin dice que el cine se ha impuesto como arte gracias a su forma de reproducción. Si entendemos, claro está, que hay un fenómeno masivo en cuanto a lo que llega más con rapidez al colectivo. De esta manera el cine, (con todo lo que implica su simbología) se ha hecho (por muchas razones que mencionaré luego) la gran industria que abarcando música-aunque esta dimensión del arte también ha alcanzado llegar a las masas a su manera- artes plásticas, literatura...Es a fin de cuentas un medio masivo por el que muchos logran identificarse.

Benjamin cita a Abel Gance: "Shakespeare, Rembrant, Beethoven, harán cine...Todas las leyendas, toda la mitología y todos los mitos, todos los fundadores de religiones incluso..esperan su resurrección luminosa, y los héroes se apelotonan, para entrar, ante nuestras puertas" Esto fue en 1927 ahora agrego yo ¿ y es que no lo ha logrado?

Estamos ante un fenómeno que se funde a lo grande. El que haga cine y sepa cómo "hacerlo" en el mejor sentido de la palabra, tiene poder para convencer y ( esta palabra es medio petulante) "alienar" y conseguir "de cierta manera" su propósito. Y si no es así,
por qué no ven los mejores trabajos como el de Charles Chaplin, o Scorsese, Tim Burton James Cameron. Este último con el "boom" del momento, bien merecido, "Avatar": Ciencia ficción, drama, acción...y esto no es nada comparado con lo que puede significar para cada espectador toda la visión de James Cameron.




martes, 5 de enero de 2010

Sobre el consumo y "todo" eso. Y el ensayo de Daniel Mato

Todas las industrias son culturales: Crítica de la idea de industrias culturales y nuevas posibilidades de investigación. De Daniel Mato

Ante todo este es un ensayo “frio” cuya única intensión es dar en la Llaga. Escueta mediatizado, contradictorio, superficial. Nada de pragmatismos hipotéticos que puedan excluir o incluir; aquí estamos todos: TODOS. Los que leemos, los que no leemos, los que nos vestimos, los que no: Estructuralismo de “pura cepa”. Mr. K

Me permito utilizar un lenguaje medianamente interesante para el crítico. Después de todo, tengo que aceptar que no todos leen esto (lamentablemente), alejarme de esas “utopías retóricas”, (y todo eso), etcétera; acuerdos tácitos, en fin…

El tema de la industria, la cultura, ¿qué es lo cultural? (una pregunta original):El cómo eso pueda llegar a ser una mezcolanza que se polariza, interactúa; que nos une como una red heterogénea y hace ósmosis hasta llegar a la “metástasis”.

Para cumplir con lo que iba, retomo las palabras de Daniel Mato en su ensayo (cuyo título está al principio del texto, “novedad”). Se habla de las industrias (sorpresa). El autor hace su exposición donde aclara que es una investigación en la que se intenta profundizar sobre el tema del consumo; los que consumen, el arte como consumo, (no incluye al “pop art”).

Mato lleva a relucir el ensayo de Max Horkheimer y Theodor Adorno (Dialéctica de la ilustración, 1947) debido a los términos que son menester para su propia reflexión en cuanto a la “industria” se refiere: “industria culturales” “consumo cultural”. De allí se podrán imaginar que las dimensiones de estos términos son inagotables, por decirlo de alguna manera. Hay que precisar que lo términos interactúan entre sí, de manera tal que no sabemos si somos NOSOTROS (los consumidores) o los “productores” los que se adaptan a las necesidades de uno o del otro, (a mi parecer ya no hay diferencia). La industria trata de “complacer” al consumidor; elabora unos patrones (más allá de la manufactura), ciertas encuestas que se adaptan “a”; o si el consumidor opta por tomar lo que se le presenta, le da gusto, o creemos que nos da gusto, algo que ya ni sé si es necesario o no, pero que deleita ciertamente…

Industrias Culturales:

Continúo con Mato, quien metódicamente hace unos apartados entorno a la “industria Cultural” se refiere. Aquí viene lo bueno señores, (simbólicamente claro está).
Dice mato sobre el producto: “Son adquiridos y utilizados por los consumidores, no sólo para satisfacer una necesidad (nutrición, albergue, movilidad, entretenimiento) sino también para producir sentidos según sus valores específicos e interpretaciones del mundo.”

Voilá (listo pues). Parto de lo que dijo Mato, para referirme a los productos como símbolos que, identifican, o mejor dicho “características simbólicas” que representan “algo más” para el consumidor; es una manera del vivir. Algo que incluye a personas que viven de ello; y con eso me refiero a obreros, a los que trabajan y viven de ello como a los que no.

Primer apartado: “Sobre la industria del juguete como industria cultural”

Aquí resalta como cosa rara la Barbie, ¿y por qué no si es tan popular? Yo tuve una Barbie y me gustaba ¿a qué niñita no le regalaron una? Aunque prefiera los carros y la guerra, y las calaveras y los Hot Wheels; cualquier juguete es válido. Pero se habla del respeto por los cánones de belleza que esta muñequita linda (y las mentes maestras, eso no hay que negarlo) impone “tácitamente” implícito, pues. Lo que pasa es que la cosa se pone fea, cuando niegan las otras razas existentes y de ahí cuando Carol Moog tuvo la genial idea de crear a dos muñecas con las cuales ,personas afro descendientes se pudieran identificar (porque hacía falta, es decir se convierte en una necesidad de consumo también). Tampoco hay que negar que este producto, sea un juguete, y eso conlleva a que es un objeto que sirve para despejar para alimentar el imaginario infantil y adulto también, porque todos somos consumidores.

Sobre la industria del vestido:

Bien, unos viven de ella, otros vivimos con ella, otros la niegan aunque estén en ella, pero esta industria se ha convertido en un modo con el que este producto muchos se identifican y hasta definen su personalidad y su círculo social (algo de esto lo explica más pulido Mato).
Negarlo sería algo hipócrita. Todos estamos en Matrix y los que se creen estar “fuera” entran en otra matriz a la que consideran “más real”; pero es otra Matrix al fin y al cabo.

Para no irnos tan lejos, tenemos ciertas tribus urbanas que se identifican y se excluyen de ciertos círculos con su manera de vestir o andar, no todo ello es frívolo, es algo casi existencialista. Los góticos se viste de negro, tiene ciertas cosas que deben respetar con el vestuario; hay ciertas industrias para cada estilo (CONSUMO). Los músicos desarreglados de los noventa la llamada generación X, su manera de ser se vio reflejada en su ropa, moda en los 90’s: Ser desarreglado. Proclamar tu individualidad colectiva a fin de cuentas. Yo estoy ahí y lo acepto, y me gusta.
En “El diablo viste de Prada” película dirigida por David Frankel, hay un señalamiento a esto. Es una manera del vivir. No es ni “yin” ni el “yang”. Si es frívolo o si no lo es; existe, y muchos individuos, trabajadores, etcétera…viven de ello o puede representar algún tipo de esperanza o desesperanza.

“Las modas responden al deseo de los individuos de pertenecer a un grupo social específico y a la vez diferenciarse dentro de esos grupos.”

“Identificación colectiva individual” Daniel Matos

De la industria de los carros y comida, es casi lo mismo. Todo es parte de la globalización, todos y todos queremos ser bellos, tener una identificación, hablar como se debe (según la tribu en la que estés) sólo que unos exageran otros no. Fenómenos se presentan y se representan y al mismo tiempo consumimos; nos retroalimentamos de chatarra y algunos nos encanta. Ahora, que el mundo está más frívolo(y esto es una reflexión personal) ya eso es: “harina de otro costal.”

Frase del día: “La explicación es un error bien vestido” Julio Cortázar
"Thak you very much"

El mono merece los méritos
Kimberling Longueira